Perspectivas de desarrollo

Perspectivas de desarrollo de la cognición y el juego

Por Bernice Callahan,

Miembro de la junta directiva, fundadora del California Parenting Institute y ex profesora de escuela 

El niño pequeño

Los niños pequeños están consumidos por la curiosidad. Su energía ilimitada y su insaciable curiosidad les proporcionan recursos para el enorme crecimiento cognitivo que se produce durante este periodo. Los niños de entre 12 y 18 meses se encuentran en el periodo sensoriomotor de Piaget. El aprendizaje en esta etapa se produce principalmente por ensayo y error. Los niños pequeños pasan la mayor parte de su ajetreado día experimentando para ver qué ocurre mientras vierten, llenan, vacían y exploran todas las zonas accesibles de su entorno. Entre los 19 y los 24 meses, el niño entra en la fase final del periodo sensoriomotor. A esta edad, la permanencia de los objetos está firmemente establecida. El niño empieza a utilizar símbolos y palabras para referirse a personas u objetos ausentes y comienza a resolver problemas mentalmente en lugar de repetir una acción una y otra vez. En esta etapa, es frecuente ver a un niño pequeño imitando al padre o a la madre del mismo sexo en las tareas domésticas. También imitan al progenitor que se ha ido a trabajar maquillándose o afeitándose cuando éste está ausente.

El niño pasa muchas horas al día metiendo objetos en agujeros y objetos más pequeños entre sí mientras experimenta con los tamaños, las formas y las relaciones espaciales. Los niños pequeños disfrutan abriendo cajones y puertas, explorando el contenido de armarios y roperos y, en general, causando estragos en toda la casa.

Según Piaget, el estadio preoperacional del desarrollo cognitivo caracteriza la segunda mitad de la primera infancia. Esta etapa se divide en dos fases: la fase preconceptual (de 2 a 4 años) y la fase intuitiva (de 4 a 7 años). Durante la fase preconceptual, el niño empieza a utilizar el pensamiento simbólico, es decir, la capacidad de permitir que una imagen mental (palabras) represente objetos o ideas. Los símbolos mentales permiten al niño recordar el pasado y describir acontecimientos que sucedieron en el pasado. Alrededor de los 24 meses, los niños entran en la fase preconceptual, que termina a los 4 años. Los niños empiezan a pensar y razonar a un nivel primitivo. Los niños de dos años tienen una capacidad inicial de retener imágenes mentales. Esta capacidad les permite interiorizar lo que ven y experimentan. Pueden utilizar símbolos en forma de palabras para representar ideas. Esto es cierto incluso si el niño todavía no dice palabras. Su capacidad de comprender palabras precede al habla, a veces por un lapso bastante largo. Cada vez pasa más tiempo jugando a fingir. Una caja puede convertirse en una nave espacial o en un sombrero; los guijarros pueden ser dinero o palomitas de maíz, y los adultos deben estar atentos a la supervisión de este juego. El rápido aumento del vocabulario del niño favorece el juego simbólico. El niño puede incluso considerar las consecuencias de una acción sin llevarla a cabo (tocar una estufa caliente, correr demasiado rápido por una acera resbaladiza).

El pensamiento del niño es inmaturo, limitado en su lógica y ligado al presente. El egocentrismo, el animismo, la irreversibilidad, el pensamiento mágico y la concentración caracterizan el pensamiento preoperacional del niño. Las palabras predominantes en el repertorio lingüístico del niño son "yo", "me" y "mío". 

El preescolar

A los 3 años, el cerebro ha alcanzado dos tercios de su tamaño adulto. La maduración del sistema nervioso central contribuye a aumentar las capacidades cognitivas del niño. Los años de preescolar son un periodo de aprendizaje rápido. El niño preescolar es curioso y quiere saber cómo funcionan las cosas. El pensamiento de los preescolares es todavía mágico y egocéntrico
(egocéntrico). Los niños de esta edad tienden a comprender los acontecimientos sólo en la medida en que les afectan, creyendo que todos los demás han tenido la misma experiencia.

Los niños en edad preescolar suelen pensar que sus pensamientos son lo suficientemente poderosos como para provocar cosas. Como los niños de preescolar todavía practican el animismo, a menudo dotan a los objetos inanimados de cualidades de vida durante el juego. Una muñeca puede convertirse en un bebé que llora, o un oso de peluche puede convertirse en un amigo que escucha con simpatía. El juego simbólico es importante para el desarrollo emocional, ya que permite al niño elaborar sus sentimientos de angustia.  

Durante la fase preconceptual, la realidad puede estar distorsionada por el razonamiento transductivo. El niño preescolar razona de lo particular a lo particular, en lugar de hacerlo de lo particular a lo general y viceversa, como hacen los adultos. El niño no puede comprender que existen relaciones y no puede ver el todo en relación con sus partes. El niño en edad preescolar tiene dificultades para centrarse en los aspectos importantes de una situación. Para un niño, todo es importante e interdependiente. Este tipo de pensamiento se denomina dependencia de campo.  
Por ejemplo, el niño en edad preescolar puede tener dificultades para conciliar el sueño por la noche porque los padres no han seguido la rutina habitual a la hora de acostarse. El objeto, la rutina y la uniformidad son importantes para el niño en edad preescolar. Los rituales proporcionan al niño en edad preescolar una sensación de control.

La segunda fase del estadio preoperacional de Piaget, la fase intuitiva, se caracteriza por la concentración y la falta de reversibilidad. La centración es la tendencia a centrarse o enfocar una parte de una situación e ignorar las demás. El niño no puede entender las relaciones lógicas y es incapaz de centrarse en más de un aspecto de una situación a la vez. Por ejemplo, es posible que el niño no sea capaz de seguir una secuencia de instrucciones, pero se desenvuelve bien si las instrucciones se dan de una en una.

El niño de 4-5 años muestra irreversibilidad en el pensamiento. Los niños de esta edad tienen dificultades para invertir un proceso o el orden de los acontecimientos. Pueden ser capaces de desmontar un rompecabezas complejo, pero tienen dificultades para volver a montarlo. El niño de 4 o 5 años tampoco tiene reversibilidad en los procesos matemáticos. El niño puede ser capaz de sumar 3 y 1 y obtener 4, pero invertir el problema (4-1) sería más difícil.

El niño en edad escolar

Los procesos de pensamiento sufren cambios drásticos cuando el niño pasa del pensamiento intuitivo de los años preescolares a las operaciones lógicas de los años de edad escolar. El niño en edad escolar adquiere nuevos conocimientos y desarrolla una capacidad de resolución de problemas más eficaz y una mayor flexibilidad de pensamiento. Según las teorías de Piaget, los niños de 6 y 7 años permanecen en el estadio de pensamiento intuitivo característico del niño preescolar mayor. A los 8 años, el niño pasa a la etapa de las operaciones concretas, seguida de la etapa de las operaciones formales alrededor de los 12 años.

En la etapa de pensamiento intuitivo (6 a 7 años), el pensamiento se basa en las percepciones inmediatas del entorno y en el propio punto de vista del niño. El pensamiento todavía se caracteriza por el egocentrismo, el animismo y la concentración. A los 6 y 7 años, los niños no pueden comprender el punto de vista de los demás, formar hipótesis o tratar conceptos abstractos. El niño en la etapa de pensamiento intuitivo tiene dificultades para formar categorías y a menudo resuelve los problemas adivinando al azar.

A los 7 u 8 años, el niño entra en la etapa de las operaciones concretas. Los niños aprenden que su punto de vista no es el único, ya que encuentran diferentes interpretaciones de la realidad y empiezan a diferenciar sus propios puntos de vista de los de sus compañeros y los adultos. Esta libertad recién desarrollada del egocentrismo permite a los niños pensar con más flexibilidad y conocer el entorno con más precisión. La resolución de problemas se vuelve más eficaz y fiable a medida que el niño aprende a formular hipótesis. El uso del simbolismo se vuelve más sofisticado y los niños pueden ahora manipular los símbolos de las cosas de la misma manera que antes manipulaban las propias cosas. El niño aprende el alfabeto y a leer. La capacidad de atención aumenta.

Los niños de la etapa de operaciones concretas comprenden el concepto de reversibilidad. Pueden volver a recorrer mentalmente un proceso, una habilidad necesaria para entender los problemas matemáticos. El niño puede desarmar un juguete y volver a armarlo o ir caminando a la escuela y encontrar el camino de vuelta a casa sin perderse. La reversibilidad también permite al niño anticipar los resultados de las acciones, una valiosa herramienta para la resolución de problemas.

Poco a poco, el niño en edad escolar domina el concepto de conservación. El niño aprende que ciertas propiedades de los objetos no cambian simplemente porque su orden, forma o apariencia hayan cambiado. Por ejemplo, el niño que domina el concepto de conservación de la masa reconoce que un trozo de arcilla aplastado sigue siendo la misma cantidad de arcilla que cuando se hace una bola. El niño entiende la conservación del peso cuando es capaz de responder correctamente a la clásica pregunta sin sentido: "¿Qué pesa más, una libra de plumas o una libra de piedras?" Este concepto no se desarrolla de golpe. Las conservaciones más sencillas, como el número y la masa, se entienden primero, y las más complejas se dominan después. Por eso los niños deben tener muchas experiencias con materiales que puedan manejar físicamente.

Los niños mayores en edad escolar son capaces de clasificar los objetos según las características que comparten, de colocar las cosas en un orden lógico y de recordar las similitudes y diferencias. Esta capacidad se refleja en el interés del niño en edad escolar por las colecciones. A los niños les encanta coleccionar y clasificar sellos, pegatinas, tarjetas deportivas, conchas, muñecas, rocas o cualquier cosa imaginable. Entienden las relaciones entre lo más grande y lo más pequeño, lo más claro y lo más oscuro. Pueden comprender la inclusión de clases: el concepto de que los objetos pueden pertenecer a más de una clasificación. Por ejemplo, un hombre puede ser hermano, padre e hijo al mismo tiempo. Se alejan del pensamiento mágico al descubrir que existen explicaciones lógicas y físicas para la mayoría de los fenómenos.

Los niños en la etapa de las operaciones concretas tienen un delicioso sentido del humor. Alrededor de los 8 años, el mayor dominio del lenguaje y el comienzo de la lógica permiten a los niños apreciar un juego de palabras. Los libros de adivinanzas y chistes son regalos ideales para los niños en edad escolar.

En resumen, el niño pequeño llena y vacía recipientes, comienza el juego dramático, tiene un mayor uso de las habilidades motoras, disfruta sintiendo diferentes texturas, disfruta manipulando objetos pequeños como personas, coches y animales de juguete, explora el entorno del hogar, imita órdenes, le gusta que le lean y mirar libros. En el caso de los preescolares, el juego dramático ocupa un lugar destacado. Les gusta correr, saltar, brincar y, en general, aumentar las habilidades motoras. Les gusta construir y crear cosas, ya sean castillos de arena o pasteles de barro. El juego es sencillo e imaginativo. Comienzan las colecciones. Los niños en edad escolar juegan con más organización y dirección. Pierden algo de espontaneidad pero aumentan su creatividad. Son conscientes de las reglas del juego y empiezan a competir. Las colecciones aumentan, al igual que la construcción, los juegos de adivinanzas y los rompecabezas complicados. 

Todos los que estamos comprometidos con la creación del Museo de los Niños de North Bay apreciamos la enorme importancia de permitir a los niños pequeños horas, días y años de tocar, separar, trepar, golpear, llenar, verter, mirar, escuchar, poner y construir. Únase a nosotros en este esfuerzo de todas las maneras posibles.

Acontecimientos

Suscripción al boletín de noticias