Los beneficios del juego al aire libre en el desarrollo de la primera infancia

Niño pequeño corriendo, riendo, jugando y participando en juegos al aire libre

Es innegable que la era digital en la que vivimos tiene muchas ventajas extraordinarias y tener acceso a estos recursos digitales es un gran privilegio. A medida que más niños crecen rodeados de medios digitales y de entretenimiento eléctrico, queda muy claro que este privilegio debe gestionarse de forma responsable. Con los dispositivos tecnológicos cada vez más accesibles, la cantidad de tiempo que los niños en edad escolar, e incluso los niños pequeños, pasan fuera jugando activamente ha disminuido drásticamente. La mayoría de los padres reconocen este problema y quieren animar a sus hijos a ser más activos durante el día, pero el juego al aire libre puede no ser una prioridad en un hogar ocupado.

El juego al aire libre "a la antigua" es esencial para un desarrollo saludable, especialmente en los primeros años de vida de los niños. La actividad al aire libre proporciona a los pequeños valiosas experiencias que pueden repercutir directamente en su desarrollo físico, sus habilidades sociales, su creatividad e incluso su inteligencia.

Por qué el juego al aire libre es importante para un desarrollo infantil saludable

Beneficios físicos del juego al aire libre

Pasar tiempo al aire libre en sus primeros años afecta directamente a la fuerza física de tu hijo, a su coordinación e incluso al desarrollo de su sistema inmunitario. 

Ejercicio y salud física

Los niños que pasan más tiempo jugando al aire libre son menos propensos a desarrollar problemas de salud relacionados con el peso porque pueden participar en juegos activos. Los niños deberían tener al menos una hora de juego activo al día, y los espacios al aire libre son el entorno perfecto para fomentarlo de forma natural.  

Correr, saltar, brincar y trepar ayudan a los pequeños a fortalecer sus músculos y a desarrollar su resistencia. Además, el establecimiento de esta relación positiva con la actividad física en los primeros años de vida de un niño le prepara para una actitud saludable de cara a mantener un estilo de vida activo en la edad adulta.

Mejora de las habilidades motoras

Muchas actividades al aire libre ayudan naturalmente a los niños pequeños a desarrollar habilidades motoras esenciales como la coordinación, la agilidad, el equilibrio y la destreza. Los niños a los que se anima a explorar entornos exteriores pondrán a prueba sus habilidades y desarrollarán constantemente nuevas destrezas mediante el ensayo y el error. 

Si tu hijo aún no camina, empujarlo en un columpio es un gran ejercicio para el desarrollo de sus habilidades motoras. Columpiarse les ayuda a involucrar todos sus músculos mientras aprenden a sentarse, sujetarse y fluir con el movimiento.

Sol (vitamina D)

La vitamina D contribuye al desarrollo del sistema inmunitario, al crecimiento fuerte de los huesos y los músculos, e incluso permite que nuestro cuerpo se cure con mayor eficacia. También se ha demostrado que desempeña un papel importante a la hora de establecer ciclos de sueño saludables y estabilizar el estado de ánimo. Nuestro cuerpo necesita exponerse al sol con regularidad para producir vitamina D, y los niños que juegan al aire libre la producen en grandes cantidades. 

Jugar al aire libre fomenta el desarrollo emocional

Pasar más tiempo jugando al aire libre también puede tener muchos efectos positivos en el desarrollo emocional de los niños pequeños y fomentar su confianza.

Confianza e independencia 

El juego al aire libre introduce a los niños en nuevas situaciones y les anima a tomar riesgos positivos y probar cosas nuevas a su propio ritmo. Al tener la oportunidad de probar algo nuevo, los niños ponen a prueba de forma independiente sus propias capacidades y aprenden nuevas habilidades. Esto les permite desarrollar una mayor conciencia de sí mismos y un sentido de independencia a medida que van confiando en sus capacidades.

Apreciación del medio ambiente

El juego al aire libre ayuda a los niños a crear recuerdos positivos y conexiones más profundas con el medio ambiente a una edad temprana. Estas divertidas experiencias infantiles tienden a fomentar el aprecio por los espacios naturales y el medio ambiente en su conjunto.

Jugar al aire libre beneficia a los niños intelectualmente 

Fomentar el juego al aire libre permite a los pequeños aprendices experimentar cosas nuevas que beneficiarán su desarrollo intelectual y potenciarán su creatividad. 

Compromiso sensorial

Al jugar al aire libre, los niños utilizan de forma natural sus cinco sentidos, lo que refuerza su capacidad para procesar la estimulación sensorial. En el caso de los niños pequeños, el juego al aire libre puede ayudarles a familiarizarse con una variedad de experiencias sensoriales, y promueve respuestas más positivas a las mismas.

Pensamiento creativo

A los niños les encanta inventar sus propios juegos y representar situaciones ficticias mientras exploran el mundo que les rodea. Un entorno al aire libre ofrece un sinfín de oportunidades para que los niños utilicen su imaginación y crezcan de forma creativa. 

El juego al aire libre permite a los niños desarrollar importantes habilidades sociales

Jugar al aire libre también puede ofrecer más oportunidades de desarrollo social a los niños pequeños.

Creación de relaciones

Los espacios públicos al aire libre presentan a los pequeños a nuevos amigos que a menudo son diferentes a ellos. Esto puede ayudar a que los niños se sientan más cómodos al entrar en situaciones en las que deben colaborar con gente nueva y practicar habilidades que les serán útiles hasta bien entrada su vida adulta.

Mayor capacidad de comunicación 

Cuando los niños hacen nuevos amigos, desarrollan de forma natural la conciencia de los sentimientos y las emociones de los demás al interactuar juntos en un espacio seguro y positivo. Esto fomenta una comunicación sana entre compañeros y les permite cultivar relaciones sin la ayuda de sus padres o tutores.

¿Cómo puedo animar a mi hijo a pasar más tiempo jugando al aire libre?

Después del año que hemos tenido, la mayoría de los niños (¡y de los adultos!) están deseando salir a jugar al aire libre esta primavera, pero algunos pequeños pueden preferir las comodidades del hogar. Tanto si tu hijo tiene dos como doce años, es importante animarle a pasar tiempo jugando al aire libre y disfrutando de la naturaleza. 

Cómo equilibrar el tiempo de pantalla y el juego al aire libre para los niños

El juego al aire libre debe ser emocionante y no sentirse como un castigo, pero animar a los niños a apagar los dispositivos digitales puede ser una lucha diaria para algunas familias. A veces, la mejor solución para conseguir que tus hijos se dediquen a jugar al aire libre es utilizar su dispositivo favorito en una actividad exterior. 

Intenta encontrar un vídeo de baile para niños en YouTube que podáis practicar juntos al aire libre. Esto no sólo hará que los niños jueguen activamente al aire libre, sino que también los involucra creativamente y proporciona un valioso tiempo en familia. No te olvides de grabar unos cuantos vídeos bonitos para compartirlos con tus amigos y familiares.  

Actividades al aire libre para reducir el tiempo de pantalla de los niños

Si su objetivo es reducir el tiempo de pantalla en general, intente trasladar una actividad típica de interior al exterior. Disfrutar de la hora de la merienda al aire libre o hacer una barbacoa son formas estupendas de hacer que los pequeños salgan al exterior, y es probable que se levanten y jueguen activamente. Los proyectos de arte, los experimentos científicos o incluso la hora del cuento también son cosas divertidas que puedes hacer con tus hijos al aire libre. 

En el Museo de los Niños del Condado de Sonoma, nos esforzamos por ofrecer a las familias recursos valiosos que sean divertidos, atractivos y que ofrezcan oportunidades educativas para niños y adultos. Nuestro Blog PLAYology Playbook está lleno de actividades caseras que puedes hacer con niños de todas las edades, incluyendo divertidos proyectos al aire libre que puedes realizar esta primavera:

Disfruta del juego al aire libre en el jardín de Mary en el Museo de los Niños del Condado de Sonoma.

En el Museo de los Niños del Condado de Sonoma, nos encanta poder compartir nuestro espacio con tantas familias increíbles y proporcionar un entorno seguro para que los niños aprendan jugando. Jardín de María es una divertida zona al aire libre que permite a los niños de todas las edades participar en actividades prácticas y exposiciones educativas mientras disfrutan de todos los beneficios del juego al aire libre. 

El Jardín de María está abierto para que las familias y sus hijos disfruten de un valioso tiempo de juego al aire libre. Haga su reserva para visitar el Museo de los Niños del Condado de Sonoma ¡hoy! 

Acontecimientos

Suscripción al boletín de noticias